Optimización Humana

Compartir

Optimización del comportamiento humano

 

El éxito personal está relacionado con tres factores fundamentales: el establecimiento de metas, el camino hacia ellas y el logro de las mismas. Así mismo, toda persona que se considere exitosa ha pasado (o está pasando) por uno o más de ellos, sea consciente de ello o no.

Para saber qué metas plantearse en cualquiera de las áreas de la vida, es necesario realizar un análisis de las capacidades propias de cada quien, de sus talentos, objetivos cumplidos en el pasado, metas no logradas anteriormente, entre otros aspectos. Todos los seres humanos tienen la facultad innata de formular objetivos y también de encontrar la manera de cumplirlos; el problema radica en que no siempre lo hacen de forma organizada y coherente con los aspectos fundamentales de su vida.

No basta con afirmar “yo quiero ser…”, “yo quiero tener…”, “yo quiero llegar…”; hace falta incluir esas intenciones en un plan estructurado; por esta razón, el diseño de metas requiere generalmente de acompañamiento y asesoría de un profesional en psicología, que aporte herramientas efectivas, que intervenga sobre asuntos emocionales pasados y presentes que estén interfiriendo en el curso normal de la vida de cada ser humano, ayudando a articular cada meta u objetivo con la identidad personal, con su propio ser, para que cuando estos se logren, su existencia adquiera aún más significado.

 

¿Por qué el término “optimización”?

 

El ser humano nace con una equipación genética única y singular, que contiene las bases para el desarrollo de las capacidades y los talentos. Muchas de ellas permanecen latentes y en muchos casos nunca llegan a manifestarse, es decir a hacer parte del repertorio de conducta, sea porque la persona no vivió en un ambiente socio-familiar favorable o porque no ejecutó las acciones necesarias en los momentos oportunos.

Siempre es posible hacer lo necesario para desarrollarlos y modificar los aspectos socioambientales que contribuyan positivamente al proceso, así como también fortalecer aquellos que ya se habían desarrollado en etapas anteriores. Si lo anterior es asociado coherente y sistemáticamente con metas adecuadas, cada aspecto, cada área de la persona estarán OPTIMIZADOS, mejorados y preparados para disfrutar una vida más plena y para formular objetivos cada vez más complejos, que lleven su calidad de vida a un nivel superior.

Imagen por: Pressfoto / Freepik